¡Arreglemos el bug!

Si has aterrizado aquí es, seguramente, porque los asuntos del lenguaje te interesan. O quizá hayas llegado en busca de errores de programación que solventar. Puede que solo sea la curiosidad (siempre venturosa, aunque se haya ganado la fama de ser una gaticida) la que haya orientado tus pasos en esta dirección. Sea como fuere, ¡bienvenido a sp debuggers! ¿Qué diablos es esto? Trataremos de explicarlo brevemente para no aburrir demasiado con tecnicismos.

Si acostumbras a beber de los manantiales de sabiduría que desbordan Internet cada día, habrá llegado hace poco a tus oídos la noticia de que existe un bug en el español, esto es, una palabra que se puede pronunciar pero no se puede escribir. La propia Real Academia Española admitió tal imposibilidad de nuestra lengua, en respuesta al usuario que en su día lanzó esta pregunta, Brais, a través del blog Un Arácnido Una Camiseta (aquí el post que dio origen al asunto). ¿Cuál es la cuestión?

Todos conocemos la expresión “salir al paso de alguien”, que significa interceptar a alguien en su camino. Al construir la forma de imperativo de este verbo en segunda persona de singular, el resultado es… ¡Ups! Efectivamente, es algo que no se puede escribir. Si siguiéramos las normas ortográficas del español, la forma correcta sería “salle“, pero esas mismas normas ortográficas nos dicen que eso ha de pronunciarse [‘saʝe] (“saye”) o [‘saλe] (“salle”), según tu variedad de español.

Así que, aunque el español admite la geminación de la consonante lateral [l] en estructuras como “el lunes” o “ramal lateral limitado”, en interior de palabra el problema parece más que evidente.

La respuesta de la Academia fue una derrota, pero los hablantes hemos demostrado siempre que somos capaces de salir victoriosos de situaciones como esta. Así que aquí estás. Has llegado aquí por a saber qué razones, que son tuyas y de nadie más, y resulta que eres el juez perfecto para dirimir este asunto. ¿Por qué tú? Porque hablas. Porque usas la lengua, el español, que es tan tuyo como mío, como de todo el mundo. Así que da igual que seas académico, matemático, portero, actriz, escritora, frutero o superhéroe. El lenguaje te pertenece. La respuesta a este problema la tienes tú.

Anuncios

Acerca de Rotafonia

Filólogo de última horneada y fonetista en proceso. Me gusta (¡me encanta!) el mundo de los sonidos, tanto del lenguaje como musicales. Viajero, lector, experienciólogo empedernido. Nunca digo que no a la posibilidad de aprender algo nuevo. ¿Hablamos?
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

21 respuestas a ¡Arreglemos el bug!

  1. Pingback: ¡Arreglemos el bug! (El de la palabra que no se puede escribir)

  2. Pues vaya bug dijo:

    En mi casa diríamos Sálele al paso…

  3. Que cosas... dijo:

    Pues se podria utilizar una “ele geminada” que se utiliza en catalan, “l·l” como caso excepcional. Quien sabe, a lo mejor estoy diciendo una barbaridad. xD

  4. David Ochoa dijo:

    Pues como dice 1, lo comun seria “salele al paso”.
    Mi duda es como lo vamos a reparar?, digo, cual seria el proceso para solucionarlo?.

  5. no me lo termino de creer dijo:

    La forma imperativa seria “sal al paso”
    En el post original en la supuesta respuesta de la academia en un punto se cuela la palabra “enkuéntro” con “k” ¿Un miembro de la RAE escrive esa burrada?
    anda ya….

  6. Axlo dijo:

    Burradas “escrivimos” todos

  7. Dr.Turbio dijo:

    La respuesta de la RAE está en escritura fonética por eso aparecen tildes que no aparecen en el castellano normal y esa k.

  8. k dijo:

    No sé. Se me ocurre separarla (y unirla) con un guión.

    Se supone que el guión (-) se usa para unir las dos partes de algunas palabras compuestas. Tal vez sería más fácil hacer la excepción aquí y considerar sal-le una palabra compuesta, separada con guión, que usar la ele geminada, que en castellano no existe.

    He leído la norma ortográfica y realmente este uso del guión no encajaría en ninguno de los supuestos, pero bueno, es una idea más.

    Un saludo.

  9. David dijo:

    Añadir un signo a la ortografía (l geminada) o darle una nueva función a uno ya existente (-) no creo que sean soluciones plausibles. De lo contrario, se complicaría la ortografía más de lo debido por un caso excepcional, que (todo sea dicho de paso) apeans se utiliza.

    La solución más lógica es cambiar la misma forma verbal como se apunta en el primer comentario; se usaría la forma sálele, usando la e como nexo entre las dos eles.

  10. “Sálele al encuentro” o “Sadle al encuentro”. O mejor, “Sal a su encuentro”

  11. paula dijo:

    Pues la verdad no sé muy bien qué arreglo podría tener. La solución que se propone de “sálele al paso” parece la más factible, aunque esa -e no me acaba de convencer. Mi madre está convencida de que sería “Sadle al paso” y cuando lo dice no me suena mal, pero esa -d es del plural del imperativo, por tanto supongo que no será correcta esa forma.
    ¿Y hacer una excepción y que aparezca el verbo separado del pronombre? “Sal le al paso”. La verdad es que así escrito tampoco me convence para nada.
    En fin, me ha hecho pensar mucho este post, espero que alguien llegue a una solución convincente.

  12. Nerciano dijo:

    Creo que la solución “Sálele al paso” no es nueva. En Chile es muy común el uso del imperativo Sale (“Sale de aquí”, “Sale de la sala”), una prótesis para solucionar la incomodidad de muchos al terminar un imperativo monosilábico con una líquida (creo, un lingüista podrá dar una razón “real”). Apoyo “Sálele”. Y si no te gusta, ¡sale p’allá!

  13. Manuel Rivas dijo:

    ¿Y por qué no lo dejamos como [‘saλe] (“salle”)? En castellano antiguo (y no tan antiguo) se utilizaban expresiones imperativas como “cogello” en lugar de “cogedlo”.

    A mí me parece una opción bastante correcta.

  14. Jordi Zafra dijo:

    Yo creo que se debería poner “sal a su encuentro”. Todo lo demás es recargar el lenguaje, y ya puestos a buscarle vueltas a la lengua se podría escribir “sarle a su encuentro”.

  15. Rafa Dguez dijo:

    Yo lo arreglaría como “sale al paso”, es decir, eliminando una ele. Me parece lo más correcto y leal a su pronunciación.

  16. Freija dijo:

    sal le al paso, la forma verbal se respeta, primando su entendimiento.

  17. Esteban dijo:

    sadle al paso

  18. Max E-v dijo:

    sal lé al encuentro

  19. tvivascreen dijo:

    Aprovechando nuestras raíces árabes: salhle al encuentro.

  20. Roberto dijo:

    Este me parece un tema fascinante. El caso es que siempre he pensado que cualquier idioma adolece de una falta de método científico a la hora de componer sus normas gramaticales, y es que cualquier regla tiene varias excepciones. Pienso que esto es debido a que el lenguaje está “vivo” (que no es más que un eufemismo para decir que los hablantes no lo saben respetar y acaban cambiándolo con el tiempo por vagancia y falta de rigor).
    Aun así, me parece sorprendente haber encontrado un solo caso de este tipo (hasta donde yo sé), sobre todo al ser nuestro idioma, como todos los demás, el resultado precioso y caótico de tantas variaciones y remiendos de estructuras anteriores.
    El caso es que no sé qué elemento lingüístico podría casar mejor con esta palabra tan singular, pero varios antecedentes creo que nos dan licencia para practicar aberraciones sobre ella, o más literariamente, camuflarla en nuestro lenguaje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s